0

¡Creced! Pastor German Ponce Domingo AM 08 de julio 2018 El diseño de Dios es bendecirnos, Génesis 1:22 (fecundos, multiplicación y llenura). Ser fecundos es crecer, no un crecimiento numérico sino un crecimiento interno. El evangelio más que para la cabeza es para los pies. Antes de llenar la tierra del conocimiento de Dios hay que multiplicarse, y antes de ello hay que crecer. Para ello es necesario avanzar. La orden de Dios es crecer y estudiamos siete evidencias de que estamos creciendo: 1. TOMAR VIANDA SÓLIDA, Génesis 21:8. Isaac, hijo de la promesa, no le hicieron banquete el día que nació sino cuando dejó la lactancia materna. La evidencia de que creció fue que dejó la leche y que comenzó a tomar la vianda sólida. ¿Como sabemos si todavía somos niños espirituales? Cuando hay celos, envidias, competencias ministeriales, contiendas, pleitos. Si lo hemos dejado estamos creciendo. 2. DEPENDENCIA DE DIOS, Génesis 21:20. Ismael creció en el desierto porque en el desierto recordamos el primer amor, hay cambio de mentalidad, dependencia de Dios. Ismael se convirtió en arquero, esto nos habla de un padre que creció y tiene ahora una responsabilidad generacional. 3. MADUREZ, Hebreos 11:24-26. La madurez no es por edad física, pues Moisés maduró a los 40 años, evidenciándose cuando fijó su mirada en el oprobio de Cristo, despreciando los placeres del mundo (Egipto), prefiriendo los asuntos del Reino. El maduro tiene una visión diferente de la vida. 4. MOVER DEL ESPÍRITU SANTO, Jueces 13:24. Se evidencia que hemos crecido cuando el Espíritu Santo se comienza a manifestar en nosotros, cuando dejamos que nos guíe y seguimos sus impulsos. 5. NO DEJA CAER LA PALABRA DE DIOS EN TIERRA, 1 Samuel 3:19. El que ha crecido no deja caer la Palabra de Dios sino que la obedece aunque esta no se acomode al pensamiento humano. 6. FORTALEZA ESPIRITUAL, Lucas 1:80. El crecimiento interno se manifiesta en una preparación para caminar en el evangelio y obtenemos el respaldo de Dios. 7. SABIDURÍA, EDAD Y GRACIA, Lucas 2:52. El mejor ejemplo de todos: nuestro Señor Jesús, tuvo su tiempo de crecimiento y preparación. ¿Cómo medimos nuestro crecimiento? En el río de Ezequiel. Mientras el heredero es niño en nada difiere del esclavo. Cuanta bendición está detenida porque no hemos crecido internamente. Hemos decidido cambiar de mentalidad y avanzar. Nos levantamos del trono de nuestro corazón y permitimos que Jesús se siente en él y gobierne nuestra vida. Crecemos luego seremos multiplicados, y luego seremos llenos del Espíritu de Dios, este es el orden divino.

Be the first to review “¡Creced!”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

There are no reviews yet.

Recomendaciones

Featured
Featured
Nuestro objetivo es que a través de la palabra de Dios, cada uno de los hogares de Honduras y a nivel mundial puedan ser llenos del Espíritu Santo y así poder restaurar hogares y por ende países enteros, presentando no una religión sino un estilo de vida en el Señor Jesucristo.
Featured
Nuestro objetivo es que a través de la palabra de Dios, cada uno de los hogares de Honduras y a nivel mundial puedan ser llenos del Espíritu Santo y así poder restaurar hogares y por ende países enteros, presentando no una religión sino un estilo de vida en el Señor Jesucristo.
Featured
Neftalí Mi Lucha Pastor German Ponce Domingo am 19 de agosto 2018 Raquel tenía una lucha pues era estéril pero prevaleció y venció, Génesis 30:7-8. Tuvo que adoptar los hijos de su sierva Bilha, y esos niños fueron la llave para que Raquel fructificara. LUCHA CONTRA LA ESTERILIDAD, Génesis 30:3. Bilha concibió y Raquel le puso nombre: Neftalí, que significa mi lucha. Lo dio a luz sobre sus rodillas. Necesitamos nuestras rodillas pues son la llave para prevalecer y ser victoriosos. Hoy estudiaremos algunas luchas del cristiano: LUCHA POR LIMPIEZA, Marcos 1:40-41. La lepra es un problema de contaminación en la carne que no se sana sino que se limpia. Este hombre tomo la llave de Raquel, se va a las rodillas delante de Jesús, esto es humillarse, es volver a la doctrina, a lo que dicen las escrituras. LUCHA INTERNA, Génesis 25:21-23. La lucha era en el vientre, dentro de Rebeca. Esta lucha no es externa sino interna. Son luchas dentro de cada uno de nosotros. Cada uno llevamos un conflicto interno: Jacob y Esaú, que son esas dos naturalezas, una buena y una mala. Son dos semillas que hay que desechar la mala de una vez (Esaú) y si ya comenzó a romperse o está arraigada hay que quitarla de raíz. LUCHA CON EL PASADO, Génesis 32:24-25. Jacob siempre tuvo una lucha por la bendición porque la bendición hay que pelearla, el Dios de Jacob (usurpador,mentiroso) es el que nos puede transformar. Jacob tenía una deuda con el pasado porque tenía cuentas pendientes (retroceder la sombra en el reloj de Acaz), tenemos que arreglar el pasado. Génesis 32:28, Jacob luchó y prevaleció porque lloró y reconoció sus errores. Dicen que peleó con el ángel de Esaú; Al que lucha y vence le ponen nombre de príncipe. La señal de que peleó la buena batalla se evidenció porque comenzó a caminar diferente. Dios sabe cual es nuestra lucha pero Él dice que prevaleceremos y nos dará la bendición. Si estás en agonía por esa lucha interna, haz trabado tu lucha a brazo partido batallando contra tu alma, no olvides que hoy Dios te va a cambiar el nombre pues somos más que vencedores en Cristo Jesús.