0

Predicado el martes, 28 de junio, 2016Te compartimos el mensaje Los Que Esperan, predicado por German Alonso Ponce en el templo de la Iglesia de Cristo Ebenezer de San Pedro Sula, Honduras. Esperamos que este mensaje sea de gran bendición y provecho para tu vida. ¡Que Dios te siga bendiciendo!

Be the first to review “Los Que Esperan”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

There are no reviews yet.

Recomendaciones

Featured
Pastor Julio Herrera - Las Facetas De La Restauración Del Reposo - Martes 06 de Febrero 2018
Featured
Te compartimos el mensaje Salidas del Verbo, predicado por el Pastor German Ponce en el templo de la Iglesia de Cristo Ebenezer de San Pedro Sula, Honduras. Esperamos que este mensaje sea de gran bendición y provecho para tu vida. ¡Que Dios te siga bendiciendo!
Apóstol German Ponce │ Dispensación del Espíritu │ domingo am 23 febrero 2020 Nuestro objetivo es que a través de la palabra de Dios, cada uno de los hogares de Honduras y a nivel mundial puedan ser llenos del Espíritu Santo y así poder restaurar hogares y por ende países enteros, presentando no una religión sino un estilo de vida en el Señor Jesucristo.
Apóstol German Ponce │ Heridos En el Calcañar │ domingo am 08 diciembre 2019 En Génesis 3:15, vemos que dejaron entrar al huerto la maldición, por lo tanto se establece la enemistad entre la simiente de la mujer y la de la serpiente. Van a haber heridas en el calcañar, que significa talón, retaguardia, el final de un asunto, emboscada, huella que se deja al dar pasos, huella dactilar, suplantar. Calcañar representa el lado más frágil, donde el enemigo ataca. Pero Cristo nos dio la victoria cuando venció en la cruz. A lo largo de la escritura encontramos algunas heridas al calcañar, pero Cristo ha venido hoy a sanar nuestras heridas. Salmo 41:9 David habla de una amistad o cercanía que se volvió contra él, alguien que quiso suplantarlo y lo traicionó. Era todo parte de las heridas mediante las cuales David debía ser labrado. Por sus heridas pudo ser mejor rey. Salmo 41:8 Se levantaron palabras de maldición contra David. Debemos tapar nuestros oídos ante toda palabra negativa. Óseas 12:3 Jacob peleó desde el vientre por la bendición. Agarró a Esaú del calcañar (debilidad) porque lo había suplantado en la primogenitura. Aunque hayan heridas que nos quitaron la bendición, Dios nos ha dado la promesa de vencer y tomar la bendición. Cantares 1:8 La sulamita está herida en el calcañar por hacerse guarda de viñas ajenas y no cuidar la suya. El servicio debe ser con deleite, pero ella estaba quemada de tanto trabajar y no sabe cómo regresar, y le dicen que siga la huella del rebaño, que vuelva a la casa del Pastor. Vuelve a congregarte. Jeremías 13:22 A veces nos hieren en el calcañar porque hemos perdido nuestra verdadera identidad. La confusión de Babilonia hizo que olvidaran quienes eran en realidad. Pero debemos sacudirnos de la confusión, nacimos para ser cabeza y no cola, por las llagas de Cristo fuimos sanados de toda herida en el calcañar. Dios ha venido hoy a sanar tus heridas, del cuerpo, del alma, del espíritu, trae vino y aceite. No es el final del camino! Dios es el que abre caminos donde no los habían. El va a cumplir su promesa y te ha dado la victoria.
Featured
¿Quién te enseñó? Domingo, 26 de marzo de 2017 Apóstol German Ponce DESARROLLO: 1. Adán- ¿Quién le enseñó a Adán que se podía ocultar del Señor? Génesis 3:9 Y llamó Jehová Dios al hombre, y díjole: ¿Dónde estás tú? Verso 10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo; porque estaba desnudo: y escondíme. Verso 11 Y díjole: ¿Quién te enseñó, que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé que no comieses? (RV1862) Déjeme de ingresar de lleno a esta tarde en que ya nos han bendecido. Quiero llevarlo a una frase, a una pregunta que le hace Dios a Adán y note que El Señor llegué a buscar, a tener comunión con Adán y al no encontrarlo, El Señor sabía dónde estaba, pero no estaba en el punto de reunión donde siempre se miraba, donde El Señor paseaba cada tarde, decía voy a ir a mi creación, voy a dar el discipulado con Adán y cuando llega no está en el lugar de la reunión, no llegó a la reunión este Adán y El Señor le pregunta: ¿dónde estás? Entonces estando él oyendo la voz de Dios en el huerto, dice: — Señor, oí tu voz, pero tuve miedo y la razón por la que tuve ese temor, ese impacto fue porque estaba desnudo y entonces decidí esconderme de ti, entonces está la frase que de pronto El Señor le dice: “¿quién te enseñó?” Si yo te venía discipulando ¿qué injerencia magisterial tuviste para esconderte en medio de tus problemas. Fíjese que me llamó la atención, alguna vez hemos hablado un poquito de ello, pero ya me llamó la atención que Dios fue a buscarlo, aquí dice: “Oí tu voz en el huerto”, la voz de Dios no sólo se oye en medio de huerto, la voz de Dios se oye en medio de tinieblas, la voz de Dios se oye en medio de dificultades, Dios habla en medio del fuego, en medio de la prueba oí la voz de Dios. Por ejemplo, Saulo dice que cayó al suelo, estaba caído, y en el suelo dice: “oí la voz”. Quiero que sepa que Dios siempre nos va a hablar, Dios siempre nos va a hablar, aunque estemos en pecado, sí es Nuestro Padre, entonces ahora Adán se esconde, alguien le enseñó que cuando había pecado y Dios le hablaba lo mejor era esconderse porque se sentía con una vergüenza, estaba como desnudo, había perdido la inocencia.